El verano está a la vuelta de la esquina y queremos que sepas que, tomando las precauciones adecuadas, puedes sacarle mucho partido a las horas que dedicas a tomar el sol. La piel, los huesos, tu sistema inmune y el descanso se benefician de la acción solar, ¿a que no lo sabías?

Para empezar, cada vez que bajas a la playa o a la piscina a broncearte, tus huesos y dientes se fortalecen. ¿Cómo? A pesar de que el sol no llega directamente a nuestros huesos, los rayos UV ayudan a producir vitamina D en nuestro organismo. Esta vitamina es esencial para la mineralización, así como la absorción del calcio y el fósforo en el intestino.

Es curioso que, a pesar de que la mayor parte de las vitaminas nos llegan a través de los alimentos que ingerimos, la vitamina D es capaz de ser fabricada en nuestra propia piel. Bastan 5 ó 10 minutos de sol, dos o tres veces por semana para recargar los depósitos de este compuesto. Así que si quieres unos huesos y unos dientes más fuertes, recuerda tomar el sol, pero siempre con protección.

Desde Caredent Puerto de Santa Maria te animamos a que este verano disfrutes del sol más que nunca. Que cuides tu piel de la radiación solar, pero que tengas en cuenta que unos huesos y unos dientes fuertes son fáciles de conseguir gracias a esta fuente natural de vitamina D. ¡Nos preocupamos por tu sonrisa!