Del latín dens sapientiae (diente de sabiduría)

Se llaman así porque aunque parezca obvio, su nombre tiene relación con que estas muelas salen a una edad en la que las personas ya tienen más cabeza, es decir más juicio. Ya que aparecen más tardíamente que el resto de la dentición. Entre los 17 y 25 años.

También se llaman cordales, y aunque suene un término más profesional o médico también va por el mismo camino, ya que se refiere a la cordura.

En muchas lenguas se nombra a la muela del juicio con el mismo significado:

dent de sagesse en frances, (diente de sabiduría)

wisdom tooth en inglés(diente del juicio)

ders-al-a’qel (ضرس العقل) en árabe, (muela de la mente)

En chino: Zhi Ya (智牙) de: Zhi (sabiduría) y Ya (diente).

Otros significados curiosos del nombre que se da a estas muelas son:

En coreano que es sa-rang-nee (사랑니) y significa “diente del amor”, en referencia a la juventud y el dolor del primer amor.

En japonés se llama oyashirazu (親知らず), literalmente “desconocido para los padres” porque dada su aparición tardía se supone que los hijos ya se han emancipado de casa de los padres.

En tailandés se llama fan-jut (ฟันคุด), literalmente “diente apretujado”, en referencia a la falta de espacio.

Y con referencia a este último significado hay que decir que estas muelas al ser las últimas en salir suelen quedarse incluidas en un porcentaje muy alto de la población, es decir que no terminan de salir precisamente porque no existe suficiente espacio en el maxilar correspondiente, y hay que extraerlas quirúrgicamente.

Espero que os haya causado curiosidad… 😉