Es un dolor corto, agudo y transitorio, que proviene de la dentina expuesta; que se produce en respuesta a estímulos térmicos, táctiles, químicos u osmóticos.

La dentina queda expuesta bien por un desgaste de la superficie dental o bien por retracción del tejido gingival y exposición de las raíces. Como estas raíces no están cubiertas con esmalte, los miles de túbulos diminutos que van al centro del nervio dental (pulpa) quedan expuestos. Cuando el calor, frío o una presión toca esos canales, usted siente dolor.

No prestar atención a sus dientes sensibles puede derivar en otros problemas bucales (Por ejemplo, peor cepillado dental y por lo tanto aumento de caries y de enfermedad de las encías).

¿Cómo sé si tengo dientes sensibles?
Si alguna vez tuvo una sensación dolorosa en sus dientes después de beber o comer alimentos o bebidas calientes o frías, eso significa que usted ha tenido dientes sensibles.¿Cómo tratar los dientes sensibles?
Lo primero y más importante, es que se lo comente a su dentista . Los dientes sensibles generalmente pueden tratarse con éxito. Su dentista le prescribirá un gel o un enjuague con flúor. Intente usar cremas dentales con fórmulas especiales para dientes sensibles. Pregúntele a su odontólogo qué producto para dientes sensibles es el adecuado para usted.

Asegúrese de cepillar sus dientes correctamente, pues en caso contrario puede desgastarlos y con ello hacerlos más sensibles. Un cepillado con presión excesiva, una prótesis parcial mal ajustada, el tratamiento de ortodoncia.. pueden producir abrasión dental.

Si tienes cualquier molestia, te recomendamos la visita al dentista para confirmar que no hay ninguna incidencia que pueda ir a peor, y terminar ocasionando una afección más importante, y dolorosa.