Una sonrisa bonita es una de las mejores cartas de presentación de una persona ante el mundo. Y para que una sonrisa sea atractiva, lucir unos dientes bonitos es una premisa básica. Algunos alimentos son poco recomendables para conseguir este objetivo, os comentamos cuáles son esos productos que hay que moderar en su ingesta.

Los problemas de los vegetarianos

Los vegetarianos, al menos muchos de ellos, comparten dolencias bucales muy comunes. El exceso en la ingesta de alimentos ácidos y el abuso del limón para los aliños provoca daños en el esmalte dental. La práctica también habitual de tomar un vaso de agua templada con zumo de limón es perjudicial para los dientes, pues los desgasta.

La piña, alimento excesivamente ácida

La piña es otro de esos alimentos con carácter ácido que desgasta el esmalte. Con moderación se puede consumir, pero sin hacer exceso, pues las dietas ricas en piña, habituales para adelgazar, pueden provocar caries.

Otras frutas, en este caso los cítricos, son también dañinas para los dientes, por lo que si acostumbramos a beber un zumo de naranja por las mañanas, una práctica muy sana, es mejor beberlo con caña para lucir unos dientes bonitos.

Las bebidas con gas carbónico

Las bebidas con gas carbónico añadido, como muchos refrescos azucarados o la cerveza, son problemáticas porque el gas carbónico es muy ácido. Muchas de estas bebidas llevan cafeína y estimulantes, lo que provoca tensión en la mandíbula y tascado de dientes.

El vino y los alimentos con azúcar

El abuso del vino es otro alimento que lleva aparejado con su consumo no lucir unos dientes bonitos, sobre todo si se trata de vino tinto, pues los taninos tiñen la placa dental y provocan sequedad bucal.

En cuanto al azúcar, es bien sabido que es uno de los causantes principales. No se trata únicamente de no tomar mucho azúcar (caramelos), sino también de no abusar de alimentos con carbohidratos refinados como el pan, las galletas o la pasta.