Lavarse los dientes es una de las prácticas de higiene diaria más comunes. Los dentistas recomiendan hacerlo al menos dos veces al día, con un cepillo de dureza media o suave y con un dentífrico que contenga flúor para evitar la aparición de caries.

Aunque las nociones generales son conocidas por todos, siempre surgen dudas, y una de las más frecuentes es, ¿cuándo es mejor lavarse los dientes, antes o después de desayunar?

Antes o después del desayuno, pero no inmediatamente tras la cena

Según asegura la Asociación Dental Británica, lo mejor es cepillar los dientes por la noche y al menos en otra ocasión durante el día. Es indiferente si se hace antes o después de realizar la primera comida del día.

Tras la cena, es aconsejable esperar una hora para lavarse los dientes, pues los alimentos ácidos como frutas y zumos pueden desgastar el esmalte, y con el cepillado inmediato pueden resultar dañados los dientes.

Cuando se introducen alimentos o bebidas de carácter ácido en la boca, el pH disminuye y tarda en volver a la normalidad. El pH de un refresco puede ser de hasta 2,5 mientras que el pH de la boca está en torno al 7.

Para lavarse los dientes de manera superficial se puede enjugar la boca o masticar un chicle sin azúcar, pues ambas opciones incrementan la producción de saliva y esto ayuda a restaurar el nivel de pH ideal, protegiendo los dientes con la remineralización.

Indicaciones respecto al cepillado

No basta con lavarse los dientes dos veces al día, sino que debemos pasar al menos dos minutos limpiándolos y frotando todas las zonas para que queden bien limpias. Las cerdas del cepillo han de llegar al área entre los dientes y las encías, y asegurarnos de que no quede comida allí, pues esto causa las caries.

La mejor técnica de cepillado es comenzar con el interior, continuar con el exterior y finalizar en las superficies de los dientes. Tras el lavado, hay que escupir el exceso de pasta de dientes.

No debemos enjuagarnos la boca después del cepillado, pues así eliminamos el flúor del dentífrico y por último, es importante limpiar entre los dientes con cepillos interdentales  o hilo dental.